martes, 17 de mayo de 2016

Otoño. / Los pretendientes.

Otoño.

No me calma la sed beber de tus lágrimas, me daña la espalda soportar la carga de tu silencio. Sentirme un necio cuando al llegar a casa, sobre la mesa me encuentro las frases ya hechas, en la sartén los reproches y la pasión en la nevera.
Una pena que sobre la tierra hayan mas tontos que locos, no recuperar un poco de la maliciosa inocencia de cuando niño.
Nada te pido, nada me dices y las perdices pululan felices sin temer acabar de menú.
Tú y yo, codo con codo y sin embargo tan solos. Fue de otro modo en la plenitud del verano, pero llegó el otoño para pudrirlo todo.






Los pretendientes.

Armados tan solo con palabras, aparecieron el bufón, el soñador y el seductor. En una esquina permanecía oculto el huraño, observando en silencio..
 Empezó el combate dialéctico y en un pedestal, el trofeo por el que se baten en duelo.
El payaso la hizo reír, lo abrazó como a un amigo y el bufón se retiró a un rincón cabizbajo.
En el circo de la vida, no vasta con decir tonterías para ganar la partida.
El soñador se extravió en un laberinto de desvaríos, en un mundo que solo existía en su mente, e intentó arrastrarla consigo. "Lo siento, el tuyo no es mi mundo" Le dijo. Allí quedó solo, en espera de que lo devorara el Minotauro.
Raudo, se aproximó el seductor para empacharla con halagos. Un torrente de versos y estrofas casi la ahogan. La rescató una mano y cuando quiso darse cuenta estaba en brazos del huraño.
"En toda la velada no has dicho nada". El apocado la miró angustiado, la soltó y regresó a su esquina. "¿Porque no me miras?" El huraño sin alzar la vista tartamudeo, apenas se le entendía.
"No se me dan bien las palabras. Me colé por la puerta de atrás. No vine a competir, pues para mi no eres un trofeo." Con un nudo en la garganta, que le obligó a tragar saliva, lo soltó en un susurro. "Yo...yo te quiero."
"¿Como has dicho? Apenas te escucho." Lo cogió de la mano y le invitó a levantarse del suelo. "No me tengas miedo."
Ella lo besó y ambos salieron abrazados del anfiteatro.
El juez miró el registro de participantes y sonrió. "Ya tenemos ganador." Se dijo para sus adentros, al tiempo que subrayaba el nombre del embustero.