miércoles, 8 de junio de 2016

Los absurdos cuentos de la bruja Terciopelo. "La judía mágica."

Planté una judía mágica y me brotó un estado sionista. ¡Menudo se ha puesto el califa! En mi contra ha promulgado una sharia, de pensarlo me sale urticaria. ¡Lapidadla, lapidadla! Grita Sherezhade, la cosa esta que arde y tengo a los cuarenta ladrones pegados a los talones, cargados de dinamita en plan comando palestino. Pero para genio, el de Aladino, empeñado en pasarme a cuchillo el muy cretino. Suerte que, como dice mi madre, soy un encanto y lo he convertido en sapo. Me puse en manos de mis contactos entre la nobleza. “¡Que le corten la cabeza!” Joder con la reina de corazones, con amigas como esa, veremos cómo me lo monto para salir ilesa de esta. 
Menuda mierda, si lo sé planto lentejas.